martes, 20 de marzo de 2007

Gruñón 20/03/07


El final del invierno siempre le producía la misma sensación, una especie de sentimiento neutro entre la melancolía y la nostalgia. Quizá fuera por lo mucho que odiaba la primavera, aunque conscientemente sólo la aborrecía por ser la antesala del verano, con su calor pegajoso y su falta de pudor en el mostrar de carnes cada vez menos magras. Tampoco es que el invierno fuera la leche pero siempre había pensado (y practicado) que era más fácil defenderse del frío que del calor: cuando este último aprieta, ya puedes quitarte lo que quieras que vas a sudar, la gota gorda además. Sí, no era tonto, al menos no del todo, conocía el aire acondicionado y sus múltiples ventajas: la sequedad del aire, los constipados que provoca con los nauseabundos cambios de temperatura, los chorros de agua en la cabeza cuando vas por la calle pegadito a la pared para intentar huir del sofocante sol y pasas bajo la parte externa de uno de ellos, el ruido infernal... En invierno, sin embargo, aún prescindiendo de los sofocos de la calefacción indiscriminada, si tienes frío basta con abrigarte más y más... hasta no tener frío. Es sencillo.

Astenia primaveral le dijo aquel compañero de trabajo que todos tenemos y que de todo sabe, o al menos de todo cree que sabe. Ese que te recomienda melisa para relajarte si te quejas de sueño, té si te duele el estómago (el café es veneno y el torrefacto más) o taichi-fengshui-raiki-chorri para cualquier otra dolencia, desde agujetas a cáncer de próstata. ¿Astenia primaveral preprimaveral o postinvernal? Él no estaba decaído ni deprimido ni fatigado. A él no le gustaba la primavera, sin más, por difícil de entender que resultase. Así que nada de “pues será alergia” o algo parecido. Simplemente le molestaba la primavera, le molestaba su llegada y le molestaba aún más el que tuviera que estar contento y feliz cual perdiz salvaje solo porque los días fueran un poco más largos y florecieran los árboles, incluso los más raquíticos.

Era un gruñón, eso hacía ya tiempo que lo tenía bastante claro. Casi cualquier cosa le producía la necesidad perentoria y absoluta de protestar por ella. Daba igual que fuera el tiempo, el telediario, algún comentario suelto e inocente (o no tanto) de alguien... Cualquier motivo era bueno para dar más razones a su fama de protesta-todo. Por ese motivo nadie se sorprendió cuando le oyó protestar por la llegada de la nueva estación, nadie dijo nada y, por descontado, nadie hizo nada tampoco. En los últimos tiempos, esa indiferencia (antaño le hubiera molestado) le parecía muy bien. Estaba harto de que le dijeran por qué o por qué no debía quejarse. Estaba bastante harto de casi todo, para ser exactos.

Con la cabeza repleta de esos pensamientos, decidió bajar a la calle. Tampoco su aversión primaveral tenía porque privarle de su gusto por los paseos, tan sin rumbo fijo como sin destino claro. ¿Pasear por pasear? Nada de eso. Pasear para pensar y también para no pensar. Pasear para observar, conocer, descubrir. Crecer en definitiva. Eso buscaba (y no siempre encontraba) en su pasear. Aquel día no tenía porque ser distinto. El que estuviera a punto de comenzar la primavera, la oficial ya que la oficiosa llevaba algún tiempo ya calentando las cabezas y haciendo renacer brotes, no tenía porque influir. El cambio en la forma de vestir de los otros peatones (una indeseable mezcla de ya-toca-ponerse-tirantes-que-ha-subido-la-temperatura-unos-grados-aunque-me-pele-de-frío y la más responsable de no adelantar acontecimientos) lo único que le producía era desdén, frío desdén.

Caminó, caminó y caminó. Pensó, observó y creció (o supuso que lo habría hecho). De repente, una helada corriente de aire le penetró por debajo de la ropa, congelándole el paso. Negras nubes comenzaron a cubrir el cielo y el cambio de tiempo, la bajada de la temperatura y el aire gélido, fue tan absolutamente radical, tan demoníaco en cierto modo, tan brutal y tan inesperado (tan deseado) que una carcajada se abrió paso por su garganta, llegó a su boca y pugnó por escapar a pesar de la férrea defensa de sus dientes. No sin esfuerzo la risa consiguió escapar y se encaramó con la última corriente caliente que quedaba en el aire, la última térmica que todavía se aferraba al suelo, y se elevó, ascendió despacio pero con fuerza, como cualquier otro buitre pasado o presente. Los otros transeúntes se detuvieron a mirarle, extasiados, pensando tal vez que había enloquecido. Pero no. No lo había hecho. Solamente había sucedido lo imprevisto. El invierno aún no había sido derrotado, aún le quedaban energía para dar, tal vez, un postrero coletazo. No todo estaba escrito.

jueves, 8 de marzo de 2007

Capital 08/03/07


Y el ritmo de alma
latiendo en tus venas.
Y el ruido de olas
rompiendo en tu cuerpo.
Y el labio temblando
de altares en boca.
Y el aliento del cisne
aullando en tu nuca.
Me traen rumores de días sin fin.
Me traen olores de arena salada.
Me traen amores de tiempo futuro.
Me traen susurros de vidas unidos.
La capital del dolor es pasado.
La ciudad de la pasión es presente.
La ciudad, nuestra ciudad, es futuro.
Pisando uvas
de vino de poesía.

miércoles, 7 de marzo de 2007

Aliento 07/03/07


El aliento de un decir
resucita en tu cerebro.
El gemido de un sentir
se empapa de vino viejo.
El crujido de un vivir
se atornilla entre tus dedos.
El latido de un morir
hace de deseos, sueños.
El deseo se retuerce en espirales
de humo azul de emboscada.
El amor devora amapolas de pasión irredenta,
rojo sangre de domingo.
El abrazo en dos personas embriagadas
de un sentir verde de esperanza.
Presente y futuro, cielo-infierno,
amor en duermevela...


lunes, 5 de marzo de 2007

Voz 05/03/07



Tu voz me persigue allá donde voy. No consigo quitármela de encima. Desde el momento en el que la oí por primera vez, ha sido igual. Y es que tu voz no es nada común, no, es una voz... ¿cómo describirla? Sensual no es la palabra. Es acariciante sí, aterciopelada sin resultar cargante, ni muy grave ni muy aguda, nada corriente, nada desagradable. Tu voz es sugerente, melodiosa. Promete sin dar y da sin pedir a cambio. Tu voz me transporta lejos, hacia tu pelo que imagino sedoso como tu silencio o tu palabra, o hacia tus serenos ojos, tu mirada que sé limpia. Tu voz me lleva a imaginarte tanto desnuda como vestida, riendo o sonriendo...

Lo que sucede con tu voz no es tanto lo que dice sino como lo dice. Eso es lo que me ha enamorado de ella, bueno, lo que me ha enamorado de ti realmente. Porque enamorado estoy, desde luego. No hay otra explicación posible. Sueño contigo cada noche, pienso en ti a cada momento... como dice la canción, “jamás te recuerdo, porque nunca te olvido”. Pues eso me sucede contigo. Te echo de menos sin conocerte, sin saber casi de ti.

Sí, ya lo sé. Sé lo que estás pensando. Cómo me voy a haber enamorado de ti si apenas te conozco. Bueno, en realidad no te conozco. No sé cómo eres físicamente, no sé dónde vives, no sé casi nada sobre ti. Sé a qué te dedicas y poco más. Bueno, poco más no, sé cómo es tu voz. Siento que sí sé cómo eres, qué te gusta, qué no. Conozco cada una de sus inflexiones, su tono, su timbre exacto. ¡Cómo consigues armonizar cada palabra con la anterior! música celestial, por cursi que suene.

No me importa que me consideres cursi, no me importa ya nada más que tú. Eres mi vida, la razón de ella. Mi perdición, tiemblo de pensar en lo que puede suceder el día que te conozca realmente aunque me da miedo lo que vayas a pensar de mí cuando leas estas letras. Qué pienses que estoy loco no me preocupa, lo estoy por ti, pero me asusta no ser merecedor del amor que te profeso. Me asusta no ser correspondido. Porque me quitaré la vida entonces, nada tendrá sentido, nada importará ya.

Tu voz, me estremezco cuando pienso en ella. Hoy te visitaré, necesito oírte de nuevo. No te veré, no, no me atrevería siquiera a intentarlo. Pero podré oír tu voz. Podré paladear cada palabra. Cuando me mires, notaré que me estás mirando, sabré qué es exactamente lo que quieres, sabré concretamente lo que esperas de mí. Lo haré, claro, lo hago cada vez. Tú ordenas y yo obedezco. Responderás lo de siempre, pero tu voz no será la misma. No será exactamente igual. Esta vez, solo esta vez, tu “su tabaco, gracias” sonara enamorado. Lo sé.

 

Todas las fotografías que aparecen en este blog son propiedad de sus autores. En la medida de lo posible, dichos autores son citados. En el caso de que alguien se sienta molesto por el uso de esas fotografías o vea vulnerados sus derechos, no tiene más que decírmelo.

Gracias.

Apeteciendo Transparencia © 2008. Chaotic Soul :: Converted by Randomness